viernes 20 de septiembre del 2019 | Aguascalientes, México

Opinión
EL BAUTIZO DE JESÚS
13 de Enero, 2019

Hoy celebraremos la fiesta del Bautismo del Señor, que cierra el tiempo litúrgico de la Navidad. Se trata de una verdadera manifestación de la Santísima Trinidad, que da testimonio de la divinidad de Jesús, de su ser el Mesías prometido, Aquél a quien Dios ha enviado para liberar a su pueblo, para que se salve. Esto “nos invita a redescubrir la gracia del sacramento de nuestro bautismo" que "nos ha hecho cristianos, incorporándonos a Cristo y a su Iglesia".


El relato evangélico del bautismo de Jesús, que hoy nos presenta San Lc (3, 15-16 y 21-22), muestra el camino de abajamiento y de humildad que el Hijo de Dios eligió libremente para adherirse al proyecto del Padre, para ser obediente a su voluntad de amor por el hombre en todo, hasta el sacrificio en la cruz.


Siendo ya adulto, Jesús da inicio a su ministerio público acercándose al río Jordán para recibir de Juan un bautismo de penitencia y conversión. Sucede lo que a nuestros ojos podría parecer paradójico. ¿Necesita Jesús penitencia y conversión? Ciertamente no. 


Precisamente Aquél que no tiene pecado se sitúa entre los pecadores para hacerse bautizar, para realizar este gesto de penitencia; el Santo de Dios se une a cuantos se reconocen necesitados de perdón y piden a Dios el don de la conversión, o sea, la gracia de volver a Él con todo el corazón para ser totalmente suyos. 


Jesús quiere ponerse del lado de los pecadores haciéndose solidario con ellos, expresando la cercanía de Dios. Jesús se muestra solidario con nosotros, con nuestra dificultad para convertirnos, para dejar nuestros egoísmos, para desprendernos de nuestros pecados, para decirnos que si le aceptamos en nuestra vida, Él es capaz de levantarnos de nuevo y conducirnos a la altura de Dios Padre. 


Y esta solidaridad de Jesús no es, por así decirlo, un simple ejercicio de la mente y de la voluntad. Jesús se sumergió realmente en nuestra condición humana, la vivió hasta el fondo, salvo en el pecado, y es capaz de comprender su debilidad y fragilidad. Por esto Él se mueve a la compasión, elige «padecer con» los hombres, hacerse penitente con nosotros. 


Esta es la obra de Dios que Jesús quiere realizar; la misión divina de curar a quien está herido y tratar a quien está enfermo, de cargar sobre sí el pecado del mundo.

 

Que nuestro bautismo nos recuerde el compromiso que tenemos a ejemplo de Jesús con los más necesitados. 


Buona domenica dell Signore. Dio con noi.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
PEMEX TIENE OTROS DATOS: NO HA BAJADO EL HUACHICOL
CASTELLA: ?HÁGASE UN FAVOR: NO COLABORE CONTRA ESTE CRIMEN CULTURAL QUE PRETENDE EXTERMINAR AL DIFERENTE"
NO SEAMOS EXCLAVOS DE LAS RELACIONES INTERESADAS
SEPTIEMBRE, MES PATRIO
DENUNCIA
PÚBLICA
ENVÍA TU REPORTE
AL 449 205 8453
SÍGUENOS EN NUESTRAS
REDES SOCIALES

Termápolis - Noticias que impactan